Varias zonas de Colindres volverán a ser desinfectadas, desde esta noche, por los equipos de Obras Públicas del Gobierno de Cantabria

La Consejería de Obras Públicas dispone 4 equipos para actuar dos veces por semana en cada municipio y extenderá el servicio a los centros educativos en septiembre

El Gobierno de Cantabria retomará a partir de esta noche las labores de desinfección de calles y espacios concurridos en los municipios más turísticos de la Comunidad Autónoma, con el fin de contribuir a frenar la expansión de la COVID-19. Un total de 50 efectivos, dotados con todo el equipamiento necesario, desarrollarán esta tarea, que durante el presente mes de agosto se centrará en los lugares con mayor afluencia de turistas y mayor impacto de la enfermedad, para extenderse a partir de septiembre a los centros educativos, con motivo del inicio del curso escolar.

La Consejería de Obras Públicas será la encargada de desarrollar este trabajo, al que destinará un total de 600.000 euros hasta finales de septiembre, según ha dado a conocer la consejera de Presidencia, Paula Fernández.

El plan de actuación contempla el desarrollo de tareas de desinfección 2 veces por semana en cada municipio, en un primer momento centradas en aparcamientos y accesos a playas; paseos marítimos; zonas de alta concentración de ocio (restaurantes, bares y terrazas); avenidas y vías urbanas de mayor tránsito peatonal; supermercados, panaderías y centros comerciales; estaciones y paradas de autobuses, ferrocarril y zonas portuarias; hospitales y centros de salud y residencias de ancianos.

En un primer momento los trabajos se centrarán en los 27 ayuntamientos de mayor movimiento turístico y poblacional, aunque el servicio se ampliará a otros lugares de considerarse necesario en función de la evolución de la pandemia. En concreto, los municipios donde hoy comentará la actuación son Castro Urdiales, Laredo, Colindres, Santoña, Noja y Ribamontán al Monte en la comarca oriental; Santander, Camargo, Astillero, Marina de Cudeyo y Ribamontán al Mar en el arco de la bahía; Bezana, Piélagos, Miengo, Suances, Ruiloba, Comillas y San Vicente de la Barquera en la zona occidental; Torrelavega, Reocín, Polanco, Los Corrales de Buelna, Cabezón de la Sal, Cartes y Puente Viesgo en la zona centro, y Campoo y Liébana en la comarca sur de Cantabria.

Paula Fernández ha explicado que la recuperación de las labores de desinfección responde al incremento de casos positivos COVID-19 que se viene produciendo desde hace días en la Comunidad Autónoma y que requiere “volver a extremar todas las precauciones con medidas que se ha revelado ya efectivas para contener la expansión de la enfermedad”.

“Sin ser alarmante, es evidente que la situación está empeorando y el Gobierno de Cantabria está desplegando todos los medios a su alcance para mantener la pandemia controlada”, ha concluido la consejera.

::Ver noticia relacionada::