Los concejales regionalistas y el alcalde solicitan a Obras Públicas colaboración en el argayo de San Roque en Colindres de Arriba

Soler-Incera-Cuero-Pérez. Argayo san Roque

El consejero de Obras Públicas, José María Mazón, ya tiene el proyecto elaborado por el ayuntamiento y adelantó que su departamento se hará cargo de la ejecución de la obra

El Grupo Municipal del PRC en el Ayuntamiento de Colindres, formado por los concejales Aurora Cuero y Antonio Pérez, han respondido a la petición del alcalde, Javier Incera, para trasladar al consejero de obras públicas, José María Mazón, la petición de colaboración de su departamento en la obra de reconstrucción del muro y vial del Barrio de San Roque en Colindres de Arriba, tras su derrumbe el pasado mes de diciembre.

Así, en una reunión mantenida con el consejero, al que previamente ya le habían enviado el proyecto, adelantó a los representantes municipales su intención de ejecución de la obra, salvo imprevistos y proyecto técnico que serían a cargo del propio ayuntamiento, agradeciendo estos la colaboración y rápida respuesta de José María Mazón a su petición.

Las continuas lluvias caidas recientemente provocaron el desprendimiento del muroubicado en la curva del Barrio de San Roque, en el que se encuentra el antiguo bebedero, concretamente el muro que sostiene al vial aguas arriba de la obra de drenaje existente. Como resultado de dicho derrumbe se ha reducido significativamente la anchura del vial quedando sin protección, tanto el camino por la caída del muro, como los vehículos y peatones por la caída de murete de protección. Asimismo la obra de drenaje existente ha quedado totalmente anegada por los desprendimientos. En la actualidad ha sido cerrado al tráfico de vehículos y peatones hasta su arreglo.

Proyecto de reconstrucción

Los criterios generales que se han adoptado en el proyecto de reconstrucción, están encaminados a definir los elementos y actuaciones necesarias para reconstruir el muro desprendido, dando solución, igualmente, a la estabilidad del vial y por tanto la de los usuarios correspondientes.

Para elllo se proyecta una escollera de bloques de peso superior a 1000 kg, en la que se dispondrá una anchura en coronación de 1,5 m y un talud 3v:1h, la cimentación se ejecutara con escollera hormigonada, enterrándose al menos 1 m. La altura del muro será variable entre 3 y 4.5 m aproximadamente, rellenándose el trasdós de material drenante. Asimismo se dispondrá de una puntera de 78 cm y un tacón de 15 cm.

Previamente a la ejecución de la escollera se procederá a la reposición de la obra de drenaje, según las características geométricas e hidráulicas existentes en la actualidad.

Simultáneamente a la ejecución del alzado de la escollera se rellenara su trasdós con material drenante y voladura de cantera hasta alcanzar la cota de la sub-base, la cual se ejecutara mediante la extensión de zahorra artificial. Posteriormente se pavimentara el vial con 5 cm de mezcla bituminosa en caliente.

Durante la ejecución de las obras se prevé pueda romperse la canalización de abastecimiento existente por lo que se plantea la reposición de la misma mediante un tubería de PE. Asimismo se colocara un nuevo tramo de barrera metálica en la zona donde actualmente no existe y se repondrá el murete de mampostería de 70×40 cm, dando continuidad al existente antes y después de la zona de derrumbe.

Anexo al vial existe un lavadero público cuyo acceso se encuentra pavimentado mediante lajas de piedra natural, dicho acceso así como el entorno del mencionado lavadero se repondrá con lajas de piedra natural similares a las actuales. Se propone el revestimiento del muro de hormigón existente igualmente con lajas de piedra natural.